ESCULTORA

Cada cual tiene su modo de recorrer el mundo, de moverse en el espacio. Sandrine abre su propia vía al enfrentarse a la piedra; primero en un cuerpo a roca practicando con pasión la escalada, después en su búsqueda de lo invisible oculto en la noche de las piedras. Gracias al acero, la piedra comparte su misterio con el imaginario del escultor.

 

De las palmas de Sandrine nacen pies y manos que dan fe de su perfecto dominio de los atributos que le servían para coronar las cumbres. Suaves y rugosas, las esculturas de Sandrine nos abren caminos, en los que nos topamos con trampas, obstáculos, vértigo, fuerza y superación: caminos que exploran y vinculan.

 

Una obra que nos rocía de su indomable e inestimable fuerza vital.

-Marie Claude Bernard, artista y periodista-

Mi trabajo artístico actual

 

Estoy trabajando en un proyecto de intervención en la naturaleza en desarrollo junto con las asociaciones Murets d’Art / Muretes de Arte y Zerclo (empresa de arquitectura), un proyecto artístico internacional entre España y Francia.

Obras destacadas